HISTORIA DEL AUTOMÓVIL

CARRUAJE A VAPOR "ERA" DE HANCOCK (1834)

Los espíritus aventureros en todos los tiempos han deseado ardientemente volar a través del aire, como los pájaros, atravesar las tierras y surcar los mares, a gran velocidad y con perfecta libertad de movimientos. La mitología y la literatura primitiva abundan en relatos y especulaciones respecto a tales aspiraciones, pero hasta la invención de la máquina de vapor, lo más que pudo el hombre hacer fue aprovechar los vientos para mover sus barcos y utilizar los animales para el rápido transporte por tierra. La invención de la máquina de vapor y del motor de gas ha alterado todo esto y ha hecho posible la navegación aérea y marítima, y suprimir las distancias en tierra de un modo que casi justifica las antiguas supersticiones mitológicas y los cuentos de Las mil y una noches.
El período de la especulación moderna acerca de este problema parece que empezó hacia el siglo XIII . Roger Bacon , un monje franciscano inglés, que vivió en aquel tiempo de ignorancia en cuestiones mecánicas, escribió, sin embargo, en tino de sus doctos tratados: "Llegaremos a poder construir máquinas con las cuales podremos impulsar grandes barcos con mayor velocidad que toda una guarnición de remeros, y con las cuales sólo se necesitará un piloto que gobierne el barco; impulsaremos carruajes con velocidades increíbles, sin la ayuda de ningún animal y construiremos máquinas que, por medio de alas, nos permitirán volar en el aire, como los pájaros.»

Pincha AQUÍ para seguir leyendo...

FOTO DE UNA FÁBRICA DE AUTOMÓVILES HACIA 1928 .

Pista en pendiente para probar los automóviles recien fabricados . Pista de prueba de la compañía de motores Dodge . Todo automóvil era sometido a un ensayo antes de ser aprobado por la fábrica , para apreciar si funcionaba bien y si tenía potencia para subir pendientes