La enseñanza no puede dejarse entregada a la codicia de los especuladores...


En efecto, recogemos palabras textuales del Plan Pidal (llamado así por su impulsor, D. Pedro José Pidal, Ministro de la Gobernación), que supuso la asunción de la función docente por parte del Estado. En tiempos en los que corren, no deja de llamar la atención que políticos decimonónicos de corte moderado defendieran frases como 


"La enseñanza de la juventud no es una mercancía que pueda dejarse entregada a la codicia de los especuladores, ni debe equipararse a las demás industrias en que domine sólo el interés privado"


Para reflexionar...



No hay comentarios: